Archive for 30 julio 2014

Marketing Challenge: velocidad + precisión

julio 30, 2014

UPC1

La historia de la civilización nos dice que las sociedades han estado siempre dirigida por los líderes. Podemos ubicarnos fácilmente en cualquier periodo y nos daremos cuenta que la orientación ha estado siempre determinada por un dominante, sea empresa, gobierno o individuo. ¿Qué caracterizaba este dominio?

Echemos una mirada al génesis de la vida humana para recordar que las tribus y aldeas eran lideradas por el más fuerte de los hombres. Este rasgo siguió siendo importante en las luchas por el poder hasta gran parte del S.XX, con los conflictos globales, producto de la opresión de las potencias mundiales. Muy pronto, los individuos se darían cuenta que el mundo había entrado a una nueva dimensión irreversible. Con la caída del Muro de Berlín, en el año 1989, el capitalismo pasó a ser una de las ideologías imperantes que dio pase al nacimiento de la Globalización. Los países ya tenían una interconexión importante a nivel mundial en cuestiones culturales, pero sobre todo comerciales. Tanto individuos y empresas, no ignoraron esta evolución y se adaptaron al cambio. Comprendieron que la fuerza había dejado ser un rasgo imperante de dominio y más bien, era la inteligencia el nuevo rasgo que pasaría a determinar el liderazgo. Los marketeros también entendieron que las empresas necesitaban mayores accesos a la información y a la producción de nuevas tecnologías para atender mejor a sus segmentos. La pregunta importante aquí es ¿Por qué las empresas, en la actualidad, no sobreviven al mercado?

Es evidente que existen muchos factores que impiden que las empresas tengan éxito, algo que nosotros conocemos como las barreras del mercado, pero seamos un poco más analíticos para darnos cuenta que hay algo más que nos está faltando. ¿Realmente las empresas conocen a sus consumidores? Detengámonos un momento y reflexionemos si en verdad está pasando esto. Esa carencia la podría resumir en estos dos conceptos vitales: Velocidad y precisión. Es muy fácil darse cuenta que lo que más falta le hace a las empresas es ser veloces para satisfacer necesidades (antes que su competencia) y precisión con lo que el segmente necesita. Esta suerte de “desaceleración” se ve reflejada en la economía de nuestro país según cifras emitidas hace una par de semanas en el Diario Gestión. La rapidez para la adaptación es una idea desfasada, ya todas las empresas obligatoriamente tienen que estar adaptadas. Lo que hoy necesitan las empresas para sobrevivir al mercado es ser lo suficientemente veloces para resolver problemas. Martin Lindstrom, autor de ‘compradicción’, nos daba cifras sinceramente escalofriantes: “8 de cada 10 productos fracasan en los primeros 3 meses en EE.UU”. Y ¿Cómo ser precisos con lo que la gente quiere? La respuesta es simple y complicada al mismo tiempo: pasar más tiempo con el consumidor. Esto no es novedad, pero el problema es que los genios del marketing creen que las mejores respuestas nacen de su creatividad, pero la verdad es que la respuestas las encontramos en los consumidores, es allí donde debemos de invertir nuestro tiempo. Es lógico, pero ténganlo siempre presente.

No hay que ser muy ‘gurús’ en la materia para entender que necesitamos adelantarnos a las cosas pero dando en el blanco. Si llegamos tarde, estamos muertos. Si no le damos al consumidor lo que realmente necesita, también estamos muertos. Existen miles de propuestas de valor, iguales o peores a la nuestra, que triunfan en el mercado por simple ‘puesta de mano’. La pregunta final es: ¿Aceptan el reto o siguen siendo parte de las estadísticas?

 

Miguel A. Koo Vargas /  Comunicación y Marketing